A la hora de preparar sus propias conservas ( sopas, platos pequeños, sobras o mermeladas), es imprescindible pasar por la fase de pasteurización o esterilización para evitar cualquier riesgo sanitario. Estos dos métodos de conservación permiten la conservación de sus preparaciones destruyendo todos los microorganismos que se encuentran en los alimentos así preparados.

¿Qué tienen en común la pasteurización y la esterilización?

Ambos métodos consisten en eliminar el aire que está presente de forma natural en los tarros que contienen los alimentos, y esto se consigue calentando los recipientes a una temperatura elevada: ¡a menudo más de 100°C!

¿Cuáles son las diferencias entre la esterilización y la pasteurización de frascos y tarros?

La esterilización y la pasteurización son dos métodos muy diferentes de conservación de los alimentos mediante el calor. La principal diferencia y la que hay que recordar es el nivel de temperatura del proceso de conservación. En el caso de la esterilización, el alimento se somete a una temperatura más alta (por encima de 100°C) que en la pasteurización (por debajo de 100°C). Así pues, la diferencia entre la pasteurización y la esterilización radica en la destrucción total o no de los microorganismos: la esterilización destruye los microorganismos mejor que la pasteurización, porque el tratamiento térmico es mayor. En consecuencia, los tiempos de almacenamiento son diferentes. Sus tarros esterilizados pueden conservarse durante varios años (5 años como máximo). Los productos pasteurizados tienen una vida útil más corta (unos pocos meses).

La esterilización de sus tarros de comida: un argumento de salud

Para una higiene impecable de sus conservas de frutas, verduras, o incluso de carnes, pescados o salsas, la esterilización es esencial para su salud e incluso le permite conservar sus alimentos intactos durante más tiempo.

La esterilización garantiza la destrucción total y permanente de los microorganismos a una temperatura mínima de calentamiento de 100°C: virus, hongos, bacterias y otros parásitos.

La elaboración de buenas conservas es también una tendencia de consumo: la cocina sana (que perdura en el tiempo) como alternativa a la «comida rápida» y al comer a la carrera. La gente disfruta comiendo sus propios alimentos durante todo el año.

Aprenda a esterilizar sus tarros o frascos vacíos

Por supuesto, antes de esterilizar sus conservas de carne, verduras o compotas, es importante que los tarros estén limpios, de ahí la necesidad de esterilizar sus envases de vidrio vacíos para preservar la higiene de sus preparaciones y, por tanto, la salud de todos. Basta con sumergirlos en agua fría y hervirlos poco a poco durante unos diez minutos (si no, cuidado con el choque térmico). Lo ideal es mantenerlos en el agua hasta que se llenen. También se recomienda otro método en el horno (guardar los tarros y las tapas, calentar gradualmente durante 10 minutos a 140°C, apagar y dejar en el horno hasta que se utilicen).

Conviene saber: cuidado con el choque térmico, los recipientes se ponen siempre en agua a temperatura ambiente, antes de aumentar gradualmente la temperatura hasta la ebullición. Nunca ponga sus tarros o frascos directamente en el agua hirviendo.

¿Qué alimentos deben ser pasteurizados o esterilizados?

Una pregunta que suele surgir en la jungla de diferentes alimentos que se quieren hacer conservas «caseras»: ¿qué alimentos debo pasteurizar? ¿Debo esterilizar mis compotas o basta con la pasteurización?

Alimentos que pueden ser pasteurizados: leche, zumos de frutas, mermeladas y compotas, miel, vino, cerveza, sidra, concentrados de verduras, ciertas carnes.

Alimentos que se pueden esterilizar: frutas y verduras frescas, preferiblemente platos de carne cocinados en casa.

En el caso de algunas verduras (judías verdes, coliflor, cardos, acelgas), es imprescindible escaldarlas antes de poder conservarlas.

¿Cómo escaldar? Sumerja las verduras en agua hirviendo con sal durante unos 5 minutos y, a continuación, refrésquelas con agua fría. La carne y el pescado deben sacarse y lavarse cuidadosamente bajo el grifo. Siga las instrucciones de sus recetas. Todas las operaciones de preparación de alimentos deben realizarse de forma higiénica, continua y sin pérdida de tiempo.

No necesita un esterilizador para esterilizar sus tarros. Basta con una sartén o un simple horno.

A disfrutar!
Somos una empresa con amplia experiencia en el sector del vidrio, ahora ponemos a su disposición nuestra tienda de Venta

La empresa

  • Sobre nosotros
  • Servicios
  • Catálogo

Información

  • Aviso Legal
  • Términos y Condiciones
  • Sobre las Cookies

Datos Contacto

Dirección: Calle Xops 28, 08185 – Lliçà de Vall – Barcelona

Teléfono: +34 93 844 56 10
Email: info@vitropack.net

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.    Configurar y más información
Privacidad